La responsabilidad empresarial en el desarrollo sostenible, a análisis en el Círculo

En el año 2015, los 193 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas se comprometieron a alcanzar unas metas relacionadas con 17 objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030, lo cual fue una llamada a que el mundo haga una transición hacia un camino más sostenible. Debido a la importancia del comercio exterior, el sector empresarial tiene gran responsabilidad en el desarrollo sostenible, y en ello se han centrado los Desayunos Internacionales en Línea, en directo desde Ginebra.

Impulsado por el Círculo de Empresarios de Galicia, y patrocinado por Abanca, en este ciclo se tratan grandes temas de economía y comercio internacional. Esta vez se ha abordado la sostenibilidad de la mano de Sergio Prieto, consejero para Asuntos Comerciales de España ante Naciones Unidas y los Organismos Internacionales en Ginebra (OMC); y Facundo Calvo, analista de políticas (Comercio y Agricultura) en el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible en Ginebra (IISSD).

En línea y desde Ginebra, el Encuentro también contó con una mesa redonda en la que participaron los dos ponentes acompañados por Marcos Pérez, director de la Fundación Galicia Sustentable; Francisco Carneado, consultor de sostenibilidad y cambio climático en SGS; y Alejandra Fernández Nogueira, responsable de Comercio Exterior Sur de Galicia en Abanca, y como moderador, Pablo Campos del Círculo de Empresarios de Galicia.

En su intervención Sergio Prieto destacó la relevancia de la iniciativa Los diálogos sobre comercio y sostenibilidad ambiental surgida en 2020 y con 72 países involucrados de un total de 164 países que forman la Organización Mundial del Comercio (OMC). Este número representa casi el 85% del comercio mundial, es decir, la mayor parte de países más contaminantes del mundo y cuyo comercio más influye en el cambio climático. El objetivo de esta iniciativa era establecer un sistema de comercio mundial que preserve el medio ambiente y a principios del presente 2022 se aprobó un plan de trabajo, dentro del marco temporal 2022-2024, en el que se fomenta el establecimiento de una serie de cadenas de suministros sostenibles; el establecimiento de normas internacionales de comercio y sostenibilidad hasta ahora inexistentes internacionalmente; y la ayuda a los países en vía de desarrollo a la creación de las capacidades necesarias para que el comercio ayude a la sostenibilidad ambiental.

Además, incidió en la importancia para España de la negociación a nivel mundial, llevada a cabo desde los grupos de trabajo de la iniciativa, “de una reducción de aranceles en materias primas, productos intermedios y finales de bienes ambientales, que es el principal problema ahora mismo que tenemos para acceder a los mercados”, aseguró Prieto. Con aranceles muy elevados fuera de la Unión Europea, no hace competitivo el comercio internacional de bienes y servicios ambientales.

Por su parte, Facundo Calvo asegura que la OMC está progresando en temas de desarrollo sostenible ya que ha habido una sucesión de iniciativas de diferente índole (entre la que se encuentra la citada por Sergio Prieto), incluso en agricultura que, en este ámbito en particular, estas iniciativas “abordan de manera específica los impactos de producciones agrícolas sobre el medio ambiente”, afirma Calvo.

También resalta la evidencia que hay sobre impactos medioambientales de políticas agrícolas específicas: fundamentalmente las subvenciones ligadas a la producción que pueden producir resultados medioambientales negativos; el apoyo a los precios de mercado y los pagos basados en un uso ilimitado de insumos que han demostrado ser los más perjudiciales para el medioambiente; la contaminación terrestre y marina resultante del uso excesivo de fertilizantes y pesticidas; y pérdida de biodiversidad. Calvo afirma que, una vez identificadas las subvenciones agrícolas más perjudiciales para el medio ambiente, “sería interesante que los países miembros de la OMC y países en general consideren donde relocalizar el dinero público”.

Según indica, las posibles áreas donde los recursos públicos se podrían utilizar de una mejor manera son la Investigación y Desarrollo orientados a incrementar la productividad agrícola y reducir los gases de efecto invernadero; los servicios de extensión agrícola; y pagos por servicios medioambientales.

Para acabar su intervención, Facundo Calvo resalta un caso en España sobre cómo se pueden utilizar los recursos públicos de manera eficiente: el proyecto “Olivares vivos” en Jaén que, con un presupuesto de casi 3 millones de euros y cofinanciado por la Unión Europea y la Asociación Interprofesional del Aceite de Oliva Español, estuvo orientado a ayudar a los agricultores de la provincia de Jaén a preservar la biodiversidad.

En cuanto la mesa redonda con los cinco participantes giró en torno al tema fundamental de la sostenibilidad dentro del punto de vista financiero, y con preguntas sobre incentivos y subvenciones internacionales, la importancia de la sostenibilidad en el planteamiento del negocio internacional por parte de las empresas, la bonificación del gasoil marino o la identificación de las áreas. La mesa redonda ha finalizado con un debate sobre qué se está haciendo o qué más se puede hacer en Galicia por la sostenibilidad.

 

¿Te ha gustado?

¡Compártelo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Newsletter

Calendario de eventos

<<Dic 2022>>
LMMJVSD
28 29 30 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1

Categorías

Menú