“EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO”

Javier Gómez Taboada
Abogado tributarista y miembro del Consejo de la Asociación de Asesores Fiscales

¡Atención, pregunta! ¿En qué país hay más de 200.000 (¡sí, sí!, ¡200.000!) normas vigentes?, y ¿en cuál, los diarios oficiales publican más de un millón de páginas al año?, ¿lo sabe? Efectivamente, bienvenidos a “Españistán”, donde la producción normativa está del todo desbocada, y, además, esa deriva no sólo afecta a su cantidad sino -lo que quizá es, incluso, aún más grave-, también, a su calidad, desatendiendo así aquel sabio consejo que Don Quijote le hacía a Sancho Panza, entonces Gobernador de la Ínsula Barataria: “no hagas muchas pragmáticas, y si las hicieres, procura que sean buenas y, sobre todo, que se guarden y cumplan”.

 

Permítanme que dé inicio a esta mi primera colaboración en “En Círculo” con estas breves reflexiones sobre diversas patologías que afectan a nuestro cuerpo normativo y, desde él, a todos nosotros, ya sea en nuestra mera condición de ciudadanos o -en lo que en este espacio que hoy echa a andar más interesa- en nuestra siempre peculiar faceta de contribuyentes. Como digo, hace tiempo (difícil precisar cuándo el fenómeno adquirió dimensiones preocupantes) que la hiperproducción normativa ha desbordado el sistema legal y, con él, nuestra vida y hacienda, amén de convertirse en una seria y tangible amenaza para la seguridad jurídica que, lejos de ser un concepto etéreo propio de los juristas, no es más que el “saber a qué atenerse”, algo del todo necesario para la prosperidad y el desarrollo de una sociedad que se dice civilizada. Además, esta ya consolidada tendencia de los diversos poderes públicos no sale gratis, tal y como lo atestigua un elaborado y contundente informe del Instituto de Empresa: por cada crecimiento del 100% de la normativa, las patentes caen un 80% y la productividad un 3´5%.

¿Y qué decir del concreto ámbito tributario? Pues que, lamentablemente, no es ajeno a esta patología pues en un solo año el BOE ha publicado más de 65 normas tributarias (¡una cada 6 días!), o, ya sólo en el cuatrienio 2009/2012, 60 normas que afectan al Impuesto sobre Sociedades (piedra angular de la fiscalidad empresarial). Dice -y creo que dice bien- el Magistrado de la Audiencia Nacional Navarro Sanchís que “si la exigencia de seguridad jurídica es el norte de la acción legislativa, una legislación espasmódica circula, estrictamente, hacia el sur. Además, la normativa fiscal se arracima, desde la perspectiva constitucional, en la consecución de un sistema tributario justo, idea que los tributaristas siguen afanosamente pesquisando, pero donde no es de menor valor la palabra «sistema´´ que la palabra «justo´´, pues sin sistema no hay justicia”.

En fin, que a modo de arranque de esta línea de colaboración cabe advertir desde ya -como genuino aviso a navegantes- que éstos y no otros son los “mimbres” (si es que fueran merecedores de tal calificativo) con los que nos toca lidiar, siendo así que aquí “lidiar” significa planificar, organizar y hasta optimizar (facultad plenamente legítima y nada reprobable) nuestra carga fiscal -ya sea presente como futura-, así como intentar ejercitar nuestros lícitos derechos en defensa de nuestros intereses como contribuyentes, “interactuando” para ello tanto con las diferentes administraciones tributarias -ni una ni dos, sino ¡tres!, una por cada nivel de nivel de administración territorial- como, si fuera menester, con el propio Poder Judicial. Y ya para terminar, y hablando de Poder Judicial, también conviene saber que las actuales “reglas de juego” restringen muy sensiblemente las posibilidades reales de que los contribuyentes disconformes con las pretensiones de la Administración tributaria tengan la opción de acceder a una doble instancia judicial puesto que, tanto el recurso de casación ante el Tribunal Supremo como el de amparo ante el Tribunal Constitucional, exigen unos requisitos cuantitativos, legales y formales de tal índole que, en muchas ocasiones, los convierten en una “quimera” del todo inaccesible para el común de los mortales.

 

En fin, que así están las cosas. En unos días, ¡más!

 

 

 

¿Te ha gustado?

¡Compártelo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Newsletter

Calendario de eventos

<<May 2024>>
LMMJVSD
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Categorías

Menú