SIMPLIFICAR ES AHORRAR

Mª Concepción Campos Acuña

Simplificar es, según el Diccionario de la RAE, “Hacer más sencillo, más fácil o menos complicado algo”. En los últimos años son numerosas las normas que han incidido en la simplificación y reducción de cargas administrativas, entendidas las cargas como todos aquellos trámites y actuaciones que se exigen para cumplir con la normativa, incluida la reducción de plazos.

Sin embargo y pese a ello, ese esfuerzo no se traslada a los ciudadanos, que continúan percibiendo a la administración como una máquina burocrática a la que se tienen que enfrentar para la más mínima gestión. Dicha obligación se hace especialmente intensa frente a los operadores económicos que en el ejercicio de la actividad empresarial se encuentran con un gran número de obstáculos para dar cumplimiento a todas las exigencias impuestas por las normas.

Las cargas administrativas se pueden medir económicamente y por ello, su simplificación y reducción conlleva un importante ahorro. Esta tarea requiere la participación no sólo de las administraciones públicas, sino también de los agentes sociales y económicos, individualmente y constituidos en asociaciones de grupos de interés que demanden frente a las instituciones una nueva forma de relacionarse.

En conclusión, algo no se está haciendo bien. La simplificación es una tarea compleja porque no se trata sólo de aprobar nuevas normas, sino y especialmente de cambiar dinámicas de trabajo y vencer las resistencias al cambio, es decir, actuar sobre las personas. Aprobadas las leyes ahora es el momento de la gestión.

 

 

¿Te ha gustado?

¡Compártelo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Newsletter

Calendario de eventos

<<Jul 2024>>
LMMJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Categorías

Menú