Peinador, polo de dinamización económica

peinador-vigo

Un aeropuerto es mucho más que un edificio que observa impasible el movimiento de pasajeros. Su importancia trasciende mas allá de la mera infraestructura, aportando riqueza tangible e intangible al área a la que da servicio. No estamos ante un elemento cualquiera en el desarrollo de una economía, sino que ante un factor que puede ser clave a la hora de definir la identidad económica de una ciudad.

En un análisis rápido, podemos definir tres perfiles de pasajeros: aquellos que viajan por negocios, aquellos que viajan por placer y por último los que viajan por motivos familiares o personales. Los tres perfiles dejan rastro en la economía de una ciudad y por ende, dinamizan la economía del área a la que da servicio el aeropuerto. En los tres casos, sea la ciudad emisora o receptora, queda huella en su economía local.

En el caso de los viajes de negocios, las conexiones disponibles desde un aeropuerto y una buena oferta de frecuencias y horarios, hacen que las empresas locales sean más competitivas y ahorren costes de desplazamiento. Es más barato volar directo desde el aeropuerto de referencia, que hacerlo desde los secundarios por los diversos costes de desplazamiento, o que volar vía hub por las pérdidas de tiempo que ello provoca. Igualmente cuando recibimos viajeros por motivos laborales queda un impacto cuantificable. Hoteles, auditorios, restaurantes y comercio local se nutren en parte de este perfil de viajante. Cuando el caso es inverso, son las agencias de viajes las que incrementan su facturación, al aumentar la cuenta de las empresas a las que gestionan sus cuentas de viaje.

Con el turismo vacacional pasa algo similar. Al recibir turistas se nutre nuestro sector terciario, y se consiguen impactos publicitarios de alto valor y escaso precio: el boca a boca. Cuando son los ciudadanos locales los que viajan, damos vida a las agencias de viajes, ávidas siempre de nuevas rutas que impulsen la demanda local.

En el tercer tipo de pasajero, metemos el resto de perfiles, desde el que vuelve a casa por Navidad, al que va a visitar a su primo a Barcelona, pasando por el que viaja a otra ciudad por motivos médicos. Todos ellos acaban haciendo gasto en la ciudad que los recibe, y dejando gasto en la ciudad de la que proceden, no solo en agencias de viajes, sino que en este perfil también hay influencia sobre el comercio local cuando uno de estos pasajeros decide llevar presentes a los posibles visitados (por ejemplo).

Por ello, cuando algunos llevamos años reclamando la potenciación de Peinador, no lo hacemos por el ego de mover más pasajeros que los otros aeropuertos de la comunidad, sino porque vemos que una ciudad con un marcado acento industrial como Vigo necesita un aeropuerto más competitivo para sus empresas, y también porque el turismo podría ser una nueva arma para la economía de la ciudad. De siempre es sabido que es recomendable no poner todos los huevos en la misma cesta, por lo que diversificar los sectores de los que depende la economía de la ciudad nos puede llevar a ser menos sensibles a las crisis.

Un aeropuerto más fuerte hará una ciudad más fuerte.

¿Te ha gustado?

¡Compártelo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Newsletter

Calendario de eventos

<<Feb 2024>>
LMMJVSD
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 1 2 3

Categorías

Menú