El Supremo avala la externalización de servicios tras realizar un ERE

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha ratificado la sentencia dictada por la Audiencia Nacional el 15 de julio del año 2013, en la cual se abordaba la legalidad del ERE llevado a cabo por el grupo hotelero NH. 

La relevancia de ambas sentencias, tanto la de la Audiencia Nacional como la del Tribunal Supremo, es que consideran ajustado a derecho, en empresas que se encuentren en una grave situación económica, ejecutar un procedimiento de despido colectivo, y proceder al mismo tiempo a la externalización de determinados trabajos dentro del proceso productivo de esa empresa, como medida de reducción de costes.

El Tribunal Supremo nos recuerda que la subcontratación es una figura admitida en Derecho del Trabajo siempre que se articule dentro de los cauces legales. Ahora bien, para que la subcontratación opere como justa causa para llevar a cabo un despido colectivo, es absolutamente imprescindible que la descentralización constituya una medida racional en términos de eficacia de la organización productiva y no un simple medio para lograr un incremento del beneficio empresarial.

El Supremo es plenamente consciente de que la subcontratación de determinados servicios supone el deterioro y la precarización de las condiciones laborales, consecuencia que tacha como “lamentable”, pero considera sin embargo que la medida empresarial resulta plenamente ajustada a derecho, toda vez que el ERE y la posterior subcontratación llevada a cabo por NH no obedecía a la pura conveniencia y estrategia empresarial para incrementar beneficios, sino que se alzaba como fórmula de supervivencia ante pérdidas crecientes y niveles de endeudamiento amplísimos, procurando así menguar tanto los costes laborales como los de inversión, y facilitar la capacidad de adaptación a las exigencias de la demanda. Afirma en definitiva el Tribunal Supremo que, “estamos, pues, ante un supuesto en el que la subcontratación resulta un medio útil y racional para apuntalar la viabilidad de la empresa y su competitividad”.

Con todo, no debemos perder de vista que la sentencia que estamos comentando analiza una situación empresarial muy concreta y determinada, lo cual quiere decir que podría no ser de aplicación a otros supuestos semejantes, y especialmente a aquellos despidos colectivos que persiguen fundamentalmente una mejora de los beneficios empresariales, y no la superación de una situación económica negativa. 

Sin duda en la postura final del Tribunal Supremo ha influido el acuerdo final alcanzado durante el periodo de consultas, por el cual NH garantizaba la recolocación del 90% de los afectados con contratos indefinidos, así como el hecho de que la representación mayoritaria de la parte trabajadora diera su visto bueno al acuerdo.

 

¿Te ha gustado?

¡Compártelo en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Newsletter

Calendario de eventos

<<Feb 2024>>
LMMJVSD
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 1 2 3

Categorías

Menú