Sergio Prieto: “Hay una esquizofrenia colectiva por las vacunas: hay que pensar en global”

covid15

El Círculo, Noticias

Sergio Prieto: “Hay una esquizofrenia colectiva por las vacunas: hay que pensar en global”

18 mar 2021

La Iniciativa COVAX tiene como objetivo inmunizar al 20 % de la población mundial, para evitar nuevas cepas y volver al inicio de la pandemia
Nadie estará a salvo hasta que todos estemos a salvo

Vigo, 18 de marzo de 2021.- “Hay una esquizofrenia colectiva por las vacunas, que está fuera de la realidad. Hay que pensar en global y huir de las controversias nacionales sobre la comercialización”.  Así comenzó su intervención en ‘Los jueves internacionales’ Sergio Prieto, consejero para Asuntos Comerciales de España ante Naciones Unidas y los Organismos Internacionales en Ginebracovid5 (OMC), quien considera que estamos ante “un reto histórico: es muy importante que todos los países tengan su población inmunizada. Hablamos de una cura para 7.700 millones de personas, no para 47 millones de españoles”.

Frente a lo que se pudiera pensar, la vacunación en España está muy avanzada, frente al gran déficit en África y buena parte del Sudeste Asiático. “El 50 % de las vacunas se ha distribuido en los países desarrollados, que es solo el 14 % de la población mundial. En África, sólo ha llegado el 1,7 %”.

En estos momentos, la capacidad de producción de vacunas contra la Covid-19 es de 3.500 millones de dosis al año, cuando existe necesidad para atender a 7.600 millones de personas.

¿Por qué es tan importante la inmunización global?

Esa necesidad de un acceso equitativo global a la vacunación tiene varias justificaciones: “Si no alcanzamos el 20 % de la inmunización mundial, corremos el riesgo de que aparezcan nuevas cepas y de volver al inicio de la pandemia”. Además, de no ser así, la caída del crecimiento mundial se calcula en 4.500 billones de dólares al año, así como se prevén restricciones en viajes, el desplome del comercio internacional y el resurgimiento de proteccionismos y regionalismos. “Nadie estará a salvo hasta que todos estemos a salvo. No existe ese falso debate entre salud y economía: tienen que ir de la mano”.

En esa dirección quiere actuar la Iniciativa COVAX, a la que ya se han adherido 190 países, trabaja con todas las vacunas autorizadas, prevé un suministro de 2.000 millones de dosis este año (con posibilidad de aumentar a 3.500 millones), apuesta por la I+D y está negociando precios adecuados para los países más pobres. “Tenemos muchos intereses con países como Marruecos, Mozambique, Egipto, Indonesia… y somos los primeros interesados en su inmunización”.covid10

En estos momentos, la financiación de la COVAX asciende a 6.300 millones de dólares, de los que 2.500 son aportados por Estados Unidos y 2.100 por la Unión Europea (1.000 millones por Alemania), y la previsión es incrementarlo a 10.000 millones a mitad de año. “Es un problema global, que requiere una solución global”.

Hizo también Sergio Prieto una reflexión sobre lo que consideró un gran hito social: “Por primera vez, la humanidad ha decidido salvar primero a los mayores. No nos damos cuenta de lo que estamos viviendo, porque esto cambia la visión de la humanidad”.

“Se puede hacer”

Se están haciendo enormes esfuerzos en desarrollo y producción, y en mantener precios adecuados para esos países en desarrollo”, subrayó Jorge Rodriguez-Quintana, director corporativo de desarrollo de negocio de ZENDAL, convencido de que “se puede hacer: hay que unir fuerzas y atacar el virus desde todos los flancos y en todo el mundo”. Zendal está colaborando ya en la COVAX, que quiere “aprovechar la producción mundial para la distribución a todos los países”, y considera posible que, con la ampliación de sus instalaciones en España y Portugal, podría duplicar, incluso triplicar, su capacidad de producción.

Del mismo modo, coincidió con Sergio Prieto en que, ante todo, primará la seguridad, lo que implica una seria valoración de los efectos secundarios. “Todas las vacunas tienen reacciones adversas; hay que mantener la calma; las autoridades sanitaria están en ello”, subrayó Prieto. “Se tienen en cuenta la calidad, seguridad y eficacia, y se valora que los beneficios superen a los riesgos. Si hay alguna duda, se tomarán medidas, y si hay que suspender alguna, se hará”.

La vida no será igual después de la pandemia

“Viene un mundo diferente. La pandemia afectará al estilo y calidad de vida, al pensamiento, a las dinámicas sociales. Tendrá consecuencias colaterales, en inversión productiva, capacidad humana, en incremento de la deuda en cifras inasumibles… y es posible que su impacto se prolongue a 2027”, apuntó José Cabanela, experto en economía internacional, de la Universidad de Vigo. Cabanela cree posible una gran burbuja y una caída superior a la Gran Depresión, si no se incrementa el ritmo de vacunación. Habrá una transformación empresarial de gran calado, por lo que “tiene que haber un cambio de visión, ya no vale la visión tradicional: absorber el conocimiento externo será clave para competir”.

De todas formas, Cabanela opina que, ante las dudas crecientes sobre el futuro, “la prensa escrita se está polarizando; hay que empezar a dar soluciones, la sociedad tiene que dar un paso adelante. Existe un infantilismo social, que hay que depurar” Buscar nuevas respuestas, porque “es más barato actuar y equivocarse que no hacer nada”.

Patentes

En el coloquio que siguió a este desayuno de ‘Los jueves internacionales’, organizado por el Foro de Internacionalización del Círculo en colaboración con Abanca, representados por Pedro Mouriño y José Manuel Nogueira, respectivamente, surgió también el tema de las patentes, de las que Prieto se definió como firme defensor. “Sin patentes, no habría existido este milagro; la vacuna no habría sido posible sin I+D. La patente tiene que ser parte de la solución: la I+D tiene que tener premio”.

Sobre este aspecto, aludió al caso de Zendal, un referente en acuerdos de transferencias de tecnología para incrementar la capacidad de producción. “Hay que trabajar vía I+D+i, protegiendo las patentes”.

Prieto lanzó también un mensaje de tanquilidad. “Esto se va a solucionar, hay que dejar trabajar a los técnicos. Hay vida después de la pandemia y tendremos que adaptarnos a la nueva situación, no exigir vivir como antes. Médicos, farmacéuticas, investigadores están haciendo verdaderos milagros”.

admin
Administrador