La Fed, la economía y los mercados, 2015-2016

Sin duda alguna, durante los últimos años, la Fed nos ha obsequiado con una estrategia “tipos de interés reales negativos”. Concretamente, durante el periodo 2010-2015 (vean el gráfico)

 
Sin embargo, durante los últimos meses, el colapso en el precio del crudo (y la mayoría de materias primas) han llevado la inflación al 0%, y con ello, los tipos reales (Fed fund rates) han pasado de ser negativos a cero.
 
La intuición me dice que esto ha pasado antes de que la Fed lo hubiera deseado (simplemente, no habría previsto el movimiento en el crudo).
A pesar de ello, parece que la Fed habría aceptado esta nueva situación y parece dispuesta a mantenerla (es decir, habría abandonado la política de tipos reales negativos, para abrazar una estrategia de tipos reales cero).
 
¿Qué como lo sé? Simple. En el último FOMC, los miembros de la FED revisaron sus proyecciones de tipos y dibujaron un “dot plot” con niveles de tipos que coinciden con sus proyecciones de inflación. Concretamente, para el 2015 levantan ligeramente sus previsiones de IPC al 0.6%-0.8%, y curiosamente la nube de puntos (dot plot) que representan las apuestas de la Fed para los tipos queda concentrada en el rango 0.6%-0.8% (ergo, política de tipos reales cero). Lo mismo para el 2016. Los insignes miembros de la Fed esperan ahora una inflación del 1.7%-1.9%. ¿Adivinan donde han se han situado la mayoría de puntos en su “dot plot” 2016? Correcto! En el rango 1.7%-1.9%.
 
¿Qué significa esto? Que en la fijación de tipos de interés se ha dado carpetazo a la Regla de Taylor, y se ha substituido por un vínculo directo entre Inflación proyectada y Fed funds rates proyectados.
 
Implicaciones de todo esto:
 
 
1.       Los tipos Fed serán iguales a la inflación. Se ha abandonado la política de “tipos reales negativos” por una nueva política de “tipos reales cero”.
 
2.       Esta política se va a mantener al menos durante 2015 y 2016, ya que no es hasta 2017 en donde vemos una divergencia entre inflación proyectada (2%) y Fed rates proyectados (3%)
 
3.       El impacto en la economía no va a ser negativo. Si bien es cierto que los tipos reales dejan de ser negativos (por debajo de la inflación), aún se mantienen muy por debajo del crecimiento nominal del PIB, permaneciendo, por lo tanto, favorables al crecimiento.
 
4.       El paso de tipos reales negativos a neutrales sería suficiente para seguir propulsando la apreciación del USD (especialmente, en la medida que el resto de bancos centrales mantengan sus medidas expansivas)
 
5.       En términos de mercados financieros, este abandono de la política de tipos cero podría ser suficiente para dar por finalizado el “outperformance” del mercado de renta variable USA. Si bien es cierto la nueva trayectoria de la Fed no puede considerase “hawkish”, sí lo es mucho mas que el resto de grandes bancos centrales.
 
Lo dicho. Ahí tienen la que, en la humilde opinión de quien les escribe, podría ser la estrategia de la Fed para los dos próximos años, y como no, las previsibles consecuencias para los mercados
Álex Fusté
Álex Fusté