Jesús Bahíllo

bahíllo

Editorial, Opinión

Jesús Bahíllo

13 sep 2013

admin
Administrador

Leonés por nacimiento, gallego por corazón, vigués por convicción, Jesús Bahíllo ha dedicado los veinte últimos años de su vida profesional al Círculo de Empresarios de Galicia. Ahora se jubila.

“A lo largo de estos años, he tenido como único objetivo y guía permanente de mi trabajo, el fortalecimiento de nuestra asociación, así como la defensa de los intereses de sus empresas accionistas y de sus socios”. Su vocación no era otra más que tratar de “ejercer la necesaria y legítima influencia, en un marco de independencia y libertad, en todos aquellos temas que afectan al tejido empresarial de Vigo, Galicia y España”. Es su carta de despedida, remitida a los socios este último verano. Una despedida que no quiere ser tal.

Desde el inicio de la andadura del club, Bahíllo ha estado ahí. Quizás por eso se identifica su nombre con el de la entidad. Cuando Salvador Fernández y sus hijos vieron y apostaron por la creación del Club Financiero Vigo, encontraron en Jesús Bahíllo el colaborador necesario para echar a andar. Unos y otro fueron, poco a poco, haciendo posible aquella idea de impulsar un centro que, sin dejar de atender una demanda de servicios de ocio y hostelería a la altura de otras grandes ciudades españolas, buscaba sobre todo impulsar una nueva cultura empresarial, basada en la interrelación de sus socios, en optimizar esa interrelación para aprovechar experiencias y posibles alianzas entre empresas, en mirar hacia el exterior y en exponer sin reservas las inquietudes y opiniones empresariales.

Y en todo este tiempo, el hasta ahora director y gerente ha sabido rodearse de un equipo- con Luis Suárez a la cabeza- que respondió a las expectativas de aquel ambicioso proyecto empresarial colectivo, cuya filosofía giraba única y exclusivamente en torno a la aportación de su grano de arena al desarrollo socioeconómico de Galicia.

Son los socios el principal valor del club; sin ellos- sin vosotros-, nada habría sido posible. Jesús Bahíllo dirigió sus esfuerzos a concitar intereses, sin renunciar, en ocasiones, a aguijonear opiniones para provocar una postura colectiva. Amigo de la controversia y convencido de que la contraposición de ideas es siempre enriquecedora, esa actitud ha derivado en el amparo de opiniones que, partiendo de puntos de vista y sensibilidades distintas, han conseguido centrar y razonar posiciones comunes basadas en análisis serios y rigurosos que han dado a la entidad el reconocido prestigio que hoy tiene.

Un prestigio que nos permite codearnos en la actualidad con los círculos de economía y de empresarios de Madrid, Barcelona, País Vasco, Valencia, Andalucía, Mallorca, algunos de los cuales fueron en el inicio el ejemplo a seguir, y con los que constituimos en 2006 el Grupo Economía y Sociedad.

Bahíllo se jubila profesionalmente, pero no podrá romper el vínculo con el Círculo de Empresarios de Galicia. Le pueden el corazón y la vitalidad intelectual, animada por esa experiencia profesional a la que difícilmente podríamos renunciar.