Interim Entrepreneur. ¿No existe? ¡Creémoslo!

interim entrepreneur

Opinión

Interim Entrepreneur. ¿No existe? ¡Creémoslo!

04 dic 2014

Pablo Conde Barreras
Pablo Conde Barreras

Estos días hablábamos los socios de LaunchLab, el proyecto de lanzamiento de ideas del Círculo de Empresarios de Galicia, de lo que hemos aprendido en esta segunda edición recién rematada. Y en ella detectamos la necesidad en muchos emprendedores de completar sus equipos, percibíamos que muchos de ellos necesitaban alguien que les ayudara con el lanzamiento de sus ideas. Quizás no necesitaban un experto en marketing, ni un desarrollador con experiencia, ni un especialista financiero, ni un diseñador… sino alguien que fuera capaz de orientarles -pero tomando papel ejecutivo- en todas esas áreas hasta su lanzamiento. En el futuro ya verían la necesidad real de contratación de todos esos expertos y especialistas. Si habláramos de una compañía establecida hablaríamos de un Interim Manager, pero tratándose de emprendedores, quizás podríamos hablar de un Interim Entrepreneur, aunque es un concepto que creo que no existe.

Analizando la propuesta de valor que hace un Interim Manager a una empresa consolidada, la de un Interim Entrepreneur es muy similar, pero para una empresa que comienza.

  • Un Interim Manager aporta valor usando sus habilidades y experiencia para ayudar a entregar un resultado concreto a la empresa, durante un periodo de tiempo delimitado. Esto ofrece un “retorno de la inversión” de alto valor para la empresa. Un Interim Manager está retribuido según los objetivos a ejecutar y entregar, y no solamente en función de la asistencia.
    • Del mismo modo, un Interim Entrepreneur debería aportar al equipo fundador sus habilidades, experiencia y contactos para poner en marcha su startup, con un modelo retributivo similar.
  • Un Interim Manager actúa rápido, y gracias a su experiencia, conocimiento y contactos, completa las tareas con eficacia y con la debida rapidez.
    • Un Interim Entrepreneur debería hacer lo mismo, focalizando la consecución de objetivos en un entorno donde el tiempo es también crítico.
  •  Un Interim Manager trabaja en un nivel superior en la organización y a menudo está sobre-cualificado para las funciones que asume. Su experiencia, conocimientos y contactos le permiten ser muy productivo y tener un impacto apreciable desde el primer momento, lo que maximiza la probabilidad de éxito.
  • En la misma línea, un Interim Entrepreneur debe operar a nivel de los fundadores, y ser realmente productivo supliendo las carencias del equipo fundador.
  • Un Interim Manager no está condicionado por la política o la cultura de la empresa, y ofrece una perspectiva diferente, concentrándose en lo que es necesario para el negocio en ese momento. Es capaz de contribuir con honestidad y sin constituir una amenaza para el equipo de gestión permanente.
  • Exactamente del mismo modo el Interim Entrepreneur debe ofrecer esa perspectiva de orientada al negocio, sin estar condicionado por la “idea inicial” o por la “visión disruptiva”, y sin constituir una amenaza para el equipo fundador, pues en ningún momento pretende sustituirlo.
  • Un Interim Manager no asume un papel consultivo, sino que es actor ejecutivo, con capacidad de gestionar un negocio o proyecto. Asumen la responsabilidad en los resultados y son una pieza clave en el éxito de su misión.
    • En mayor medida, un Interim Entrepreneur debe ser ejecutivo, en un entorno donde los recursos son extraordinariamente limitados.
  • Un Interim Manager tiene un alto nivel profesional, ya que su trabajo depende de una trayectoria de éxito. Por lo tanto, tiene un interés claro y evidente en el éxito de las tareas que realiza.
    • De la misma manera, el Interim Entrepreneur también debe tener ese alto nivel profesional y de compromiso. Por su modelo retributivo, el éxito de la startup supondrá su éxito profesional.

Así como un Interim Manager es un director temporal, el Interim Entrepreneur es un cofundador temporal.

Si ésta es la propuesta de valor de un Interim Entrepreneur, muchas startups con las que trabajamos necesitan de sus servicios. Así que si el concepto Interim Entrepreneur no existe, deberíamos crearlo.

 

Pablo Conde Barreras